jueves, 9 de febrero de 2017

Pan de nueces y orejones


Para dar la bienvenida a Febrero, te voy a presentar algo que llevaba tiempo en el cajón desastre… Y es que muchas veces un pan no se compone solo de harina, agua y levadura. Una vez controles la masa base y tengas algo de experiencia, tan solo deja volar la imaginación. 

Por ejemplo, si te gusta una rebanada de pan con serrano tomate y queso… ¿Por qué no pruebas a incorporar esos elementos en tu masa de pan? Verás cómo el resultado se eleva a un pan gourmet exquisito. Pero si no sabes bien cómo y cuándo incorporar los ingredientes, no te preocupes; aquí estoy yo para explicártelo. 


En internet verás muchas formas y procesos de cómo incorporar ingredientes dulces o salados a un pan. Yo suelo guiarme por la humedad de los mismos, ya que si pones tomate natural tendrás que rebajar la cantidad de agua de tu masa base. Otro tema importante es cómo agregarlos: ¿en trozos? ¿en rebanadas? ¿Ralladura? ¿Seco o en conserva? Por regla general deben ser unos trozos que no sean demasiado grandes como frutos secos enteros, ni demasiado pequeños y triturados o hechos polvo. Yo recomiendo agregar ingredientes lo más secos o escurridos posible y en trozos no más pequeños que una lenteja ni mayor que un garbanzo. 
Con estas premisas te resultará más sencillo agregarlos a la masa y que no se salgan mientras la trabajas.    
Para empezar con estos panes más trabajados, hoy te propongo que le agregues un frutos secos que prefieras y una fruta deshidratada que te guste. Yo elegí nueces y orejones. Empecemos.

INGREDIENTES para una hogaza de unos 400 gr
  • 200 gr de harina de fuerza
  • 50 gr  de harina de centeno o espelta
  • 150 gr de agua
  • 10 gr de sirope o miel
  • 2gr de levadura seca
  • 5 gr de sal
  • 50 gr de nueces picadas
  • 50 gr de orejones picados


ELABORACIÓN
Mezcla en tu amasadora y a velocidad baja todos los ingredientes menos la sal, las nueces y los orejones, hasta que resulte una amalgama a medio amasar. 
Agrega la sal y vuelve a amasar un poco más hasta que la masa quede agarrada al gancho. Deja reposar unos 10 minutos y repite el amasado. Cuando haya reposado otros 20 minutos, vuelca la masa en la superficie de trabajo y estírala formando un rectángulo. 

Ahora vamos a incorporar los frutos secos como hicimos en este Pan de Calabaza: formamos como una milhojas de masa y frutos secos.

Cuando hayamos hecho esto, metemos la masa en un bol enharinado y lo dejamos descansar una hora o hasta que casi doble su tamaño. La trabajamos para darle la forma final como prefieras: barra u hogaza. Ya sabes cómo hacerlo: para una barra, forma un rectángulo y pliégalo por la parte de arriba, como si fuera un sobre, cerrando y presionando con los pulgares. Si prefieres una hogaza, Basta con bolearlo un poco.
En este video te explico cómo hacerlo.



Deja reposar el pan unos 40 minutos antes de meterlo en el horno, previamente calentado a 250ºC, durante unos 25-30 minutos.
Este pan se come solo de lo bueno que está, pero lo puedes acompañar con un poco de mantequilla de buena calidad, o alguna confitura o mermelada  casera. ¿Te atreves?







1 comentario:

  1. Qué pintazas!
    Seguiré tus consejos para añadir ingredientes al pan!!! Me encanta con frutos secos, pero si es cierto que a veces me he pasado machacándolos y después apenas se notaba en el pan!
    Buen finde!

    ResponderEliminar