jueves, 8 de diciembre de 2016

Burguer Bread


Esta vez te voy a deleitar con una receta un poco más elaborada. Pero estoy seguro de que si la pruebas, ya no querrás esos panecillos repletos de azucares innecesarios y conservantes inútiles para nuestra alimentación. Y es que alimentarse bien no cuesta tanto. Nos cuesta más buscar una excusa e ir rápidamente al supermercado a comprar eso a lo que llaman pan. En fin, nosotros a lo nuestro, ¡a panarrear!
Si eres seguidor mío, seguro que has visto esta receta en mi canal de YouTube. ¿Que no sabes  que soy youtuber ? Pues echa un vistazo… ¡Y que la Fuerza Panarra te acompañe!  Comenzamos.

INGREDIENTES (7-8 panecillos):

  • 125 ml de agua
  • 125 ml de leche
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 20 gr de leche en polvo
  • 6 gr de sal marina
  • 6 gr de levadura seca o 18 gr de la fresca
  • 30 gr de aceite de oliva virgen extra (AOVE)


ELABORACION:
Esta receta es bastante sencilla en lo que al amasado se refiere. Tan solo vierte los ingredientes, menos la sal, en el bol de tu amasadora y mezcla con el gancho hasta que la preparación se agarre al mismo y las paredes queden limpias. La sal la agregarás mientras estés trabajando la mezcla, pues si toma contacto directo con la levadura puede anular su efecto.
Si no tienes amasadora eléctrica, mezcla los ingredientes en un bol amplio pero echando la sal casi al final y cuando la mezcla esté casi terminada, vuelca en la mesa de trabajo y continua con la tarea hasta que la masa adquiera un aspecto liso y no se te pegue a las manos.
Cuando acabes el primer proceso de amasado, tanto si lo haces a mano como a máquina, pasa la masa a un bol aceitado y tápalo con un gorro de ducha. Así evitarás que la masa coja aire y cree costra superior. También fermentará mejor y más rápido si metes el bol en el horno apagado en el que habrás colocado anteriormente un bol con agua hirviendo.


Pasada hora y media, la masa debe estar lista para separar las bolas y formar los bollos. En mi caso eran bollos de unos 100 gramos. Los boleas un poco y los dejas reposar en unos cuadros de papel vegetal o, como hice yo, en los maxi burguers de Lekue. Son unos moldes para hornear este tipo de panecillos, que resultan muy cómodos, ya que al tener cierta profundidad favorece que la masa fermente hacia arriba y de manera uniforme.
Deja reposar los panecillos dentro del horno apagado otra hora o hasta que doblen su tamaño. Luego, sácalos del horno, pon este a calentar a 220ºC y, mientras tanto, pinta cada uno con leche y cúbrelos con semillas de sésamo, chía y/o lino.
Cuando el horno esté listo, mete la bandeja con los bollos y hornéalos durante 10-12 minutos o hasta que se hayan dorado. No me gusta usar ventilador en esta receta porque pueden dorarse antes de tiempo y quedar algo crudos y  densos en su interior.
¿Ya sabes cómo disfrutar de estos ricos Burguer Bread? No solo con carne… También con vegetales y atún, o aguacate y tomate estarían realmente deliciosos.



 .